Por   -  
10 de diciembre de 2012
0
Comentarios

Empresa y Gobierno en Perú, ¿enemigos íntimos o aliados para el desarrollo?

La Convención Anual de Ejecutivos – CADE 2012 –evento que congrega a los mayores líderes empresariales peruanos y que lo convierte en el evento anual más importante de su categoría-, se centró en su quincuagésimo aniversario en el compromiso de los empresarios para construir un país soñado. Para ello distinguidos invitados de talla nacional e internacional debatieron temas como la institucionalidad, la ética y los compromisos sociales y políticos. De todos estos temas, hubo uno que se desprende por el impacto que tuvo dado su carácter sensible: el de la relación Empresa-Gobierno.

La sesión del “Compromiso Político” estuvo presidida por Luisa García, Socia y CEO para la Región Andina de LLORENTE & CUENCA. En esta mesa Luisa planteó el hecho de si los empresarios y los políticos puedan ser más bien aliados para el desarrollo y no ir cada uno por su propio camino. Temas como si un empresario puede ser candidato o incluso brindar aportes apoyando a un candidato, o las sinergias con el gobierno, institucionalizando y transparentando esa relación para así evitar las suspicacias que normalmente genera en la opinión pública.

Y dentro de todas las recomendaciones o ideas de los panelistas podríamos resaltar algunas.

Luis Guillermo Plata, Ex Ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, dejó en la mesa una idea que va más allá de las teorías y procedimientos de gestión y más bien expresan lo paradójico que resulta la participación en política: “(…) ¿Usted aceptaría un trabajo que no tenga horario, incluya sábados y domingos; que tenga un alto riesgo reputacional; que implique sacrificio familiar y personal altísimo; y que probablemente, al terminarlo, tenga investigaciones de tipo jurídico; y encima que sea mal remunerado? Pues eso es trabajar en política”, señaló. Y concluyó diciendo: “Y lo volvería a hacer, pues nada más te brinda esa satisfacción por estar aportando en algo al desarrollo de tu país”.

Fernando Zavala, Ex Ministro de Economía y Finanzas del Perú estuvo muy de acuerdo con él: “el trabajo en el gobierno es ingrato; pero definitivamente regresaría”. Aunque también se debe destacar su exhortación al empresariado, que para él sí participa en política, pero no de manera articulada. “Debemos institucionalizar la participación de los empresarios en política, a través de los thinks tanks por ejemplo, a los que muy pocas empresas apoyan(…)”. Para Zavala, la participación de los empresarios en política es un “deber” y una “necesidad”. “(…)Los empresarios no solo deben aportar en las campañas sino financiar a los partidos políticos, de manera transparente”.

Martín Pérez, Ex Ministro de Comercio Exterior y Turismo, Ex Congresista de la República y actual Presidente del Instituto Peruano de Economía –uno de los think tanks más influyentes en el Perú-, fue mucho más enfático: “(…)Debemos crear un espacio donde se junten públicamente el sector privado y el sector público, de una manera transparente, porque es un derecho legítimo de todos los actores sociales, entre ellos los empresarios”. Asimismo, señaló que uno de los graves problemas que tiene el Gobierno es la poca capacidad de retener al talento debido a los bajos ingresos y la falta de definición de los procesos de gestión. “En el Estado la gente no quiere firmar los procesos porque son difusos e imprecisos y pueden generar acusaciones judiciales que al final terminan siendo contraproducentes para los funcionarios”.

Por su parte, César Villanueva, reconocido empresario y actual Presidente del Gobierno Regional de San Martín –región que ha logrado posicionarse como la de mayor volumen de inversión pública del Perú–, habló de generar mayor confianza en la relación Empresa-Gobierno. Nos dejó una frase muy potente: “La inversión social rentabiliza las inversiones privadas en cualquier empresa”. Y para lograr eso tiene que haber un acercamiento. “Qué importa lo que digan los demás”, concluyó.

Finalmente Luisa pudo aportar con un dato que rescató del IV Estudio sobre las Relaciones Empresa-Gobierno en América Latina, España y Portugal, desarrollado por LLORENTE & CUENCA, y que justamente encajaba dentro del debate: “¿Y cómo logramos esa confianza si 6 de cada 10 empresarios consideran que la relación con el gobierno es escasa o nula y solo 3 de cada 10 gobernantes piensa lo mismo?”

Las respuestas a esta interrogante las puedes obtener en este vídeo de la mesa de debate.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *